Cómo saber si estoy de parto

A muchas de vosotras os interesa saber cual es el momento en el que realmente te pones de parto y toca coger la canastilla e irse al hospital. Son momentos en los que si no sabemos qué vamos a sentir, a la mínima reacción corporal nos creeremos que estamos de parto, cuando igual no es así.

Despeja todas tus dudas con ese artículo.

Señales de proximidad de parto

Recuerda que estamos hablando de embarazos que no son de riesgo y sin complicaciones y siempre que estemos a término, es decir, en más de 37 semanas de gestación.  Si tu embarazo es de riesgo elevado o todavía no has llegado a las 37 semanas, debes prestar especial atención a estos signos de inicio de parto y acudir y consultar con la matrona o ginecólogo personal.

Como probablemente ya sepas, la señal más evidente que solemos sentir es la de las contracciones, pero no todas las contracciones son señal de parto inminente.

Cuando en la recta final de tu embarazo notas que tu barriga se pone de manera repentina muy dura pero no produce dolor, estamos ante contracciones de Braxton Hicks, normalmente se caracterizan por ser contracciones que aparecen de forma esporádica sin ningún ritmo regular, y que ceden ante el reposo, o baños y duchas calientes. Estas contracciones suelen aparecer desde que inicia el tercer trimestre del embarazo y no son motivo para acudir al hospital dado que se producen en la fase de pródromos de parto y la matrona nos mandará para casa.

Aunque parece que no tengan ninguna función, a nivel fisiológico ayudan al cuerpo a ablandar y acortar el cuello del útero provocando a veces también la expulsión del tapón mucoso, esto ayudará a que nuestro bebe pueda salir más adelante cuando llegue el momento del parto.

Por otro lado, la expulsión del tapón mucoso, que como su nombre indica es una mucosidad, se crea en nuestro cuello del útero en las primeras semanas de embarazo con el objetivo de proteger el pequeño orificio de entrada que comunica el exterior del cuello uterino con su interior evitando así la entrada de microorganismos nocivos al interior del útero donde se encuentra nuestro bebé. 

Si ocurre su expulsión, lo sabrás porqué observaras un flujo más abundante y espeso de color blanco-amarillento o que puede venir acompañado en ocasiones de un poco de sangre como podéis ver en las imágenes y entrar dentro de la normalidad. Lo que debemos tener presente es que no quiere decir que estés de parto inmediato, si no que tu cuerpo se está preparando para un parto cercano, puede que incluso aunque lo hayas expulsado, aún te queden días o incluso alguna semana para dar a luz. 

Hablemos ahora del momento de acudir al hospital que parece tan difícil de imaginar.

Tengo contracciones intensas

El momento llegará cuando tengamos contracciones dolorosas, regulares y prolongadas que duran normalmente en torno a un minuto durante al menos 2 horas. Las contracciones las podremos denominar como regulares cuando vengan cada mismo periodo de tiempo, es decir que estemos durante mínimo una hora sintiendo contracciones cada 3, cada 5, o 7 minutos… Con esto me refiero a que es necesario que pase aproximadamente el mismo tiempo entre contracción y contracción y que la intensidad sea igual en las contracciones. 

El dolor de la contracción puede oscilar según cada mujer y la localización del mismo también desde dolor en el bajo vientre o irradiado a zona lumbar. En ocasiones, pueden ir acompañadas de diarreas y vómitos. 

Hasta llegar a este punto donde sentimos claramente contracciones casi constantes en el mismo periodo de tiempo y dolorosas, no tenemos que asustarnos, si no todo lo contrario. Nuestro objetivo debe ser el de intentar relajarnos y poner en práctica todo lo trabajado en la preparación al parto. Si has estudiado las técnicas de visualización, de relajación y respiración es el momento de que las pongas en práctica. Si has trabajado los ejercicios con la fitball también. Sin embargo, también te ayudará a relajarte y disminuir la percepción del dolor de las contracciones darte una bañera de agua caliente o ducha si no disponemos de bañera. También podemos aprovechar, echarle un poquito de cara, y pedirle a nuestra pareja que nos haga un masaje en la espalda como los que te han tenido que explicar en la preparación al parto. 

¡He roto bolsa pero no tengo contracciones!

Por otro lado, puede ser que sin tener estas contracciones intensas que hemos explicado anteriormente, la bolsa amniótica donde está nuestro bebe se rompa. Si esto pasa tenemos que apuntarnos a qué hora ha sucedido porque nos lo preguntarán nuestros ginecólogos o matronas. A veces esto puede resultar muy evidente porque la salida del líquido por nuestra vagina es muy clara por su cantidad. Pero en otras ocasiones podemos encontrarnos con una salida mínima de líquido que nos haga dudar de si es flujo o incluso un escape de orina, ante la duda siempre mejor acudir para corroborar si se trata de la bolsa o no. En este caso si no fuese la bolsa, lo más probable es que te manden de nuevo a casa.

Si tenemos claro que hemos roto la bolsa, tranquilidad, no tenemos que salir corriendo si estamos aun sin las contracciones dolorosas y regulares que acabamos de ver y siempre que el color de las aguas sea claro – transparente. En este caso es conveniente permanecer en casa haciendo nuestros trabajos de relajación hasta que aparezcan las contracciones.

Os debéis informar sobre el protocolo de vuestro centro sobre cuántas horas permanecer en casa y cuándo acudir al hospital, porque dependiendo del hospital puede variar desde ingresando directamente al romper bolsa hasta permanecer en el domicilio 24 horas. 

Si por el contrario el color de las aguas no es claro y adquiere un color verdoso marrón o sanguinolento acudiremos inmediatamente al hospital con nuestra canastilla.  Esto es debido a que en algún momento nuestro bebe se ha hecho caca y tiñe las aguas, siendo muy importante acudir para valorar el bienestar del bebe.

Como siempre, la información es clave para poder tomar una buena decisión y tener las riendas del parto.  

Hemos visto las señales que nuestro cuerpo nos va a dar a la hora de iniciar el parto, recordad que me podéis dejar cualquier duda en los comentarios, pero sobre todo, prepárate para disfrutar de este momento mágico lo mejor posible. 

¿Tienes dudas que nadie te está respondiendo? ¿Buscas una segunda opinión?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *